Ahora el portal web humanitario en Colombia es
SalaHumanitaria.co

Será redirigido al nuevo portal en 10 segundos.
Escribanos sus dudas y comentarios al correo salahumanitaria@un.org
En Copenhague el camino apenas comienza - Sala de Situación Humanitaria Colombia

Página principal > Documentos de interés > Aspectos Humanitarios del Cambio Climático > En Copenhague el camino apenas comienza

En Copenhague el camino apenas comienza

Por Bruno Moro

Miércoles 9 de diciembre de 2009


Por Bruno Moro Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas en Colombia, Representante Residente del PNUD

Cuando en Copenhague quedan pocos días para culminar La Cumbre que sin duda ha despertado el mayor interés entre la población y los medios de comunicación a nivel global, vale la pena pensar qué sigue después de este encuentro en Dinamarca para un país vulnerable ambientalmente como Colombia.

El acuerdo de Copenhague, que tiene por objeto introducir medidas de largo alcance para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y ayudar a los países a adaptarse a los efectos adversos del cambio climático, será un acuerdo de relevancia también para los trabajadores humanitarios. La creciente variabilidad climática incide en la mayor intensidad y frecuencia de los desastres de origen natural. Y sin duda, si bien el país ha avanzado en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio hay un alto porcentaje de población vulnerable que podría sufrir serios retrocesos en su desarrollo humano si no está mejor preparada para atender estas emergencias.

Colombia es un país megadiverso, lo cual le otorga una inmensa riqueza natural cuya conservación es relevante para la humanidad. Pero sus ecosistemas son frágiles, y esa riqueza convierte al país en un territorio muy vulnerable frente a las variaciones climáticas. De hecho, está entre los primeros países del Índice Mundial de Riesgo de Mortalidad por Desastres de origen natural elaborado en 2009 por las Naciones Unidas. Además, la mayor parte de sus habitantes se concentran o en las partes altas de las cordilleras, donde podría producirse escasez hídrica, o en las costas, donde el aumento del nivel del mar puede impactar los asentamientos humanos y las actividades económicas clave para el país.

En el cumplimiento de los compromisos ambientales, Colombia está a la vanguardia a nivel internacional. En lo concerniente a la preparación, prevención y atención de desastres, las autoridades locales y nacionales han realizado importantes avances a través del Sistema Nacional y sus Comités Locales y Departamentales de atención de emergencias así como la Dirección de Gestión del Riesgo. Las Naciones Unidas apoyan estas iniciativas y recientemente se creó un Grupo Interagencial especializado para colaborar con el país en este reto.

Luchar contra el cambio climático exige una respuesta global e integrada que incluya detener la emisión de gases de efecto invernadero, ayudar a la gente a adaptarse a los cambios y aumentar las inversiones en la reducción de riesgos. Las organizaciones humanitarias tienen por tanto otro desafío: garantizar una respuesta eficaz a los desastres naturales que más afectan a la población vulnerable. Por ello el cambio climático nos obliga a concebir el desarrollo de manera diferente. Para reducir sus riesgos tendremos que avanzar en cambios profundos y sistémicos con estilos de vida y consumo sostenibles, y simultáneamente, con una mejor preparación para responder adecuadamente a los impactos humanitarios.

En consecuencia, los procesos de planeación del desarrollo a nivel sectorial y de ordenación de los usos del suelo a nivel local y departamental tendrán que incorporar en sus estrategias la variabilidad climática. Por ello cobrarán cada vez más relevancia los procesos autónomos de adaptación incluso a través de la recuperación de prácticas derivadas del conocimiento ancestral y las tradiciones de los pueblos. En este escenario tenemos todo un mundo por re-aprender.

Esperamos que Colombia mantenga y aumente las inversiones en preparación y prevención de desastres, al igual que en los proyectos de adaptación y mitigación. Independientemente de los resultados de Copenhague el trabajo por la supervivencia de nuestro planeta continúa y desde ya hemos garantizado un logro importante: 2009 bien podría ser declarado el año en que tomamos conciencia de que el cambio climático no era solo un asunto ambiental, sino un fenómeno que de ahora en adelante influirá sobre nuestras vidas, nuestros planes, nuestro bienestar. Por ello en Copenhague el camino apenas comienza.

Bogotá, diciembre 9 de 2009


 
OCHA Colombia agradece el apoyo permanente y decidido de: - Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional | ACDI - Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional | USAID - Agencia Española de Cooperación Internacional | AECI - Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo | ASDI - Cooperación Finlandesa - Embajada Bélga en Colombia - Embajada de Gran Bretaña en Colombia - Embajada de Italia en Colombia - Embajada de Noruega en Colombia - Embajada del Reino de los Países Bajos en Colombia - Humanitarian AID Department for the European Comision (ECHO) - Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación | COSUDE

Logo ocha OCHA - United Nations Office for the Coordination of Humanitarian Affairs
Carrera 13 Número 93 - 12 Of. 402 | Tel: 57-1-6221100
Bogotá, Colombia
http://www.colombiassh.org | ochacolombia(arroba)un.org | Twitter:@ochacolombia

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Editar el sitio | spip | esqueleto